¡Luce tu bolso de ante como el primer día!
es en
Google+
cuidado de bolsos de piel

¡Luce tu bolso de ante como el primer día!

Que el ante está de moda incluso en esta temporada de primavera- verano es una realidad y no es de extrañar, pues es un material elegante y suave que nos encanta, aunque también es muy delicado y es necesario saber cómo cuidarlo. ¿Quieres conocer algunos tucos para que tus accesorios luzcan como el primer día? Atenta a nuestros tips.

Los bolsos de ante, piel vuelta o de nubuck como los bolsos de la Colección Kelly SS17 de Robert Pietri, son bolsos realizados con un tipo de piel muy suave que ha pasado por algunos procesos con el fin de ser adobada o curtida. Es muy versátil pero su excesiva delicadez hace que su cuidado sea imprescindible.

En puntos de venta puedes encontrar sprays que ayudarán a su durabilidad, pero nosotros te traemos algunos tips para disfrutar de algunos de tus accesorios, como los bolsos, ¡como si fueran nuevos!

Es importante que sepas que no es nada recomendable que utilices cualquier tipo de quitamanchas sobre este tipo de piel o acabarás por estropear y avanzar su deterioro.

Si no estas segura de que el producto que vas a utilizar sea bueno para el tipo de ante, ya sea de un bolso, un zapato o cualquier prenda de vestir, lo mejor que puedes hacer es probarlo sobre una zona poco visible y asegurarte de que el resultado es el deseado.

Con un cepillo de dientes de cerdas suaves, rasca suavemente la superficie para ayudar a eliminar cualquier tipo de suciedad que se pueda quedar atrapada en la piel como partículas de polvo o alguna pequeña mancha.

Una mancha de aceite puede ser un auténtico problema, pero tenemos otro truco. Diluye unas gotas de jabón para lavar la vajilla en agua muy caliente y frota como si acariciaras la prenda con el cepillo.

¿Conoces el borrador mágico? Es una esponja de color blanco muy práctica que se utiliza normalmente para limpiar manchas en la pared, pues también te servirán para limpiar este tipo de piel. Se humedece un poco y, de manera delicada, se frota la prenda afectada, si la mancha persiste, prueba a humedecer la esponja con agua muy caliente. Pero cuidado, no abuses del frotado, es mejor que frotes un poco y esperes unos minutos a que se seque y ver el resultado; si no ha sido suficiente repite la operación.

Si lo que quieres es reducir la humedad de la prenda porque se ha mojado, prueba con papel de periódico antes de que se seque y deje cerco, ¡te sorprenderá su eficacia!

No utilices fuentes de calor como estufas y secadores o resecarás en exceso la piel, envejeciendo su aspecto. Es mejor dejarlo secar al aire libre con papel de periódico por dentro.

¿Te sirve nuestra ayuda? ¡Cuéntanoslo! Ya sabes que queremos saberlo todo 😉

¡Feliz semana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *